Ciudad de México: Ciudad vieja, gente heroica.

Ciudad de México: Ciudad vieja, gente heroica

La Ciudad de México es una ciudad vieja pero de gente heroica… en su mayoría.

La Ciudad de México, mi querida ciudad, mi terruño, la nostalgia de la infancia, la casa materna y paterna, la familia y viejos amigos. Lo que hace que México tenga magia es su gente, sus tradiciones y costumbres, ya sean sincretizadas o transculturizadas.

Sin ser una ciudad milenaria, es una ciudad fea. Pero la Ciudad de México es bella por su gente. Por los millones de trabajadores que se rompen la madre todos los días para tener unos pesos y dar de comer a los suyos. Compartir los frijoles, el huevo enchilado y las tortillas con chile, la canela, el café y uno bolillos. Salir temprano bajo la lluvia y esperar el sistema de transporte monopolizado, caro, insuficiente y poco eficiente. Aunque las autoridades digan lo contrario, es un sistema de transporte impuesto, viola la garantía de libertad y de competencia.

Los mexicanos salen de colonias populares, con cinta asfáltica vieja y en mal estado, con tráfico en todas partes. Y, como se establece en la teoría del caos, “todo caos tiene cierto orden”. Así es en el caso de México. La gente ya sabe a qué hora salir para llegar temprano, sabe qué camino tomar para llegar. No es que la ciudad sea ordenada: Es que la gente se las arregla para llegar a su trabajo, sea con lluvia, sea con socavones, con camiones sardina, con asaltos, desviaciones, inundaciones.

Añadan dos socavones en México: Uno en Cuajimalpa y otro en Polanco, más el socavón de Reforma y el socavón en Eje 8. Estos no va aparar hasta que se urbanice y se modernice la ciudad. Sumen todo el dinero transado en este sexenio y se preguntarán si no se puede hacer algo con esa cantidad. ¡Vaya que se puede hacer algo! Mucho, se puede hacer mucho.

Pero nuestro gobierno y sus compinches transas no tienen llenadera:

Para empezar 900 millones del Seguro Popular que se transaron varios gobernadores.

Sigue leyendo