Volver a enamorarme de ti año tras año: nuestra octava rapsodia

Volver a enamorarme de ti año tras año: nuestra octava rapsodia

Aniversario es un volver, un andar de nueva cuenta. Comparte raíz con la palabra rapsodia, un canto que se repite o repite hazañas; además, en un lapso de tiempo, lo que vuelve cada año.

Y sí, cada año celebro que un día 27 de agosto decidí hacer mi vida aquí en León Guanajuato con mi esposa Jéssica de la Portilla Montaño, exactamente hace ocho años.

Un volver a recordar la decisión de permanecer juntos en tiempos buenos y tiempos malos.

Un volver a recordar un juramento.

Un volver a un abrazo.

Un volver a un beso.

Un volver a una palabra.

Un volver al tiempo.

Su voz, canto de sirena, me envolvió y me enamoré.

Su escritura, verso enigmático que resuena como eco.

Su palabra, misterio que resuena en mi corazón.

Su mirada, espejo mágico que llega a todo lo imaginable.

Un volver a ella cada día.

Un volver a un cálido abrazo.

Un volver a su amor.

Te amo.

Se perdió mi perro Domi en León Guanajuato

Se perdió mi perro Domi en León Guanajuato

Fue en un mes de enero que se ocurrió obsequiarle a mi esposa un perro, el Domi o Dominó. Lo metí en el buzón, era una pequeña bola de pelos blancos con manchas negras.

Desde el inicio se ganó nuestro cariño, o nos ganamos su cariño. Noble, juguetón, chillón, simpático.

Tener un perro, gato, conejo, tortuga, cualquier mascota, requiere de muchas atenciones. Y mi esposa nunca dejó de atender a Domi, como le decíamos:

  • Recoger las heces del perro a diario.
  • Lavar el patio diario.
  • Sacarlo a su paseo diario.
  • Darle de comer a diario.
  • Darle agua a diario.
  • Limpiar la casa del perro cada tercer día.
  • Lavar su ropa cada ocho días.
  • Cortarle el pelo cada 4 o 5 meses.
  • Cortarle las uñas.
  • Bañarlo cada ocho días.
  • Peinarlo.
  • Desparasitarlo.
  • Adiestrar al perro para obedecer ciertas órdenes (sentado, arriba, gusano, chócalas).
  • Llevarlo al veterinario.
Se perdió mi perro Domi en León Guanajuato
Se perdió mi perro Domi en León Guanajuato

¿Cuántas horas invirtió mi esposa en el Domi?

Siempre lo hizo con gusto, lo cargaba, le daba sus premios, le daba atención, le daba todo.

Un día se le ocurrió a mi esposa que el Domi estaba solo, que necesitaba un compañero. Y se lo fuimos a buscar: adoptamos a “Tifón”.

Una familia de esposa, esposo y dos perros.

Después nació mi hija Aranza, y conforme crecía, la relación Continúa leyendo Se perdió mi perro Domi en León Guanajuato

Poemas para mi esposa por el día de la madre

Poemas para mi esposa: Por el día de la madre

“Esto se está complicando
Mejor ya me voy”…
No fue así
Te quedaste, y seguimos juntos
Llevas dos años siendo madre
La mejor que pudo tener mi hija
Madre. Esposa. Compañera

Ser madre significa conectarte con la naturaleza
Entender el cosmos
Significa estar en el centro del universo multidimensional
Llenarse de vitalidad
Madre que da vida
Madre que siembra energía Continúa leyendo Poemas para mi esposa por el día de la madre

Mi niña y la felicidad de ser niño hoy y siempre

Mi niña: ¡Qué felicidad ser niño!

Los primeros años: comer, dormir y jugar.

Juguetes, tele, dulces y los brazos protectores de mamá y papá.

No tener que ir ni al baño, mamá o papá me limpian.

Qué felicidad no ser consciente de lo que es el mundo real.

Ser el centro de la familia, toda la atención cuando me caigo, bastan unos chillidos para escuchar la voz tierna de mamá o papá: “Ya, mi niña, no pasa nada. ¿Dónde se pegó? Ya, ya, escoba mala, mira, mi niña, ya le pegué”. Continúa leyendo Mi niña y la felicidad de ser niño hoy y siempre

Carta a mi pequeña hija que da pasos por la vida

Carta a mi pequeña hija Jéssica Aranza:

Mi hija cumplió su segundo año de vida.

Y verla crecer ha sido la más bella experiencia.

Cargarla, limpiarla, darle de comer, hacerle cosquillas, escucharla cantar.

Verla subir a la resbaladilla, subirse a su columpio, patear la pelota.

Veo cómo toma su guitarra de juguete, Continúa leyendo Carta a mi pequeña hija que da pasos por la vida