Enfermedades características de México y los países en desarrollo

Enfermedades propias y salud de los mexicanos

Enfermedades características de México y los países en desarrollo

 

Cada época tiene sus propias enfermedades, con sus propias causas y efectos en el cuerpo humano y con sus causas y consecuencias en la sociedad. Las enfermedades del siglo XXI, consideradas como enfermedades de la civilización del cambio, también poseen sus causas y consecuencias, tanto endógenas como exógenas.

Muchas de las enfermedades presentes son el resultado de un desequilibrio emocional. Las enfermedades psicosomáticas son producto de la relación mente-cuerpo que se ve alterada debido a: Emociones negativas, sentimientos de tristeza, ira, soledad, vacío, inseguridad, desconfianza, situaciones de alto impacto emocional, preocupaciones, desesperanzas, miedos, etc. Estas producen estrés, ansiedad, neurosis.

Las relaciones psicosomáticas son derivadas de los procesos degenerativos o disfuncionales del sistema somático, los psíquicos, sociales y culturales. Procesos que emergen desde lo orgánico y mental y que tienen repercusiones en las esferas psicológica y física, como: Traumatismos, diabetes, estrés, neurosis, enfermedades gástricas, alergias, enfermedades endocrinas, cáncer.

¿Cuál es el origen de las enfermedades psicosomáticas?

¿Son un problema mental o físico? ¿Qué tanto nos afectan las emociones? ¿Cuáles soluciones existen? ¿Qué tanto perjudica no hablar de los problemas? ¿Y qué tan perjudicial es no expresar los sentimientos? ¿Cómo podemos fortalecer nuestra seguridad?

La mayora de la población mexicana vive en una preocupación constante, derivada de las condiciones económicas impuestas por los gobiernos. Y los medios de producción de alimentos, vestido y tecnologías lanzan productos a un mercado encausado y manipulado. A esto, unan los medios masivos de comunicación que han construido una sociedad de consumo, una sociedad anhelante de moda, tecnología, fetiches, ídolos.

El cuadro es grotesco: Preocupaciones cotidianas para pagar agua, luz, gas, alimentos, útiles, transporte, medicinas, renta, vestido, pañales, médico, gasolina. Y deseos inalcanzables de dinero, moda, belleza, triunfo, éxito, seguridad, tecnologías.

Este escenario genera una serie de condiciones para que las personas enfermen de depresión, estrés, angustia, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, obesidad.

Bien dice el dicho de “Las penas con pan son menos”. Cualquier madre se consuela sabiendo que sus hijos han comido, lo terrible es cuando no hay ni para frijoles.

Enfermedades características de México y los países en desarrollo. Las penas con pan son menos.

Enfermedades características de México y los países en desarrollo. Las penas con pan son menos.

Cuando tenemos una pena, una preocupación o angustia y la platicamos con alguien más, Sigue leyendo

Violencia en México. Caso Ayotzinapa.

Violencia: México sigue esperando

Violencia: México sigue esperando… y seguirá esperando.

La barbarie está en nuestro corazón.

La violencia circula por nuestra sangre.

La brutalidad es lo cotidiano y la vitalidad.

El diálogo es con armas, con virus informáticos, con bacterias.

Los discursos fríos y calculados ya no son necesarios.

Los tratados y convenciones son letra muerta.

Nuestro horizonte va más allá del planeta Tierra.

Sudamos guerra y violencia.

La existencia no se explica sin la guerra.

Dice Byun-Chul Han que la violencia anida en nuestras neuronas, en nuestra memoria, en nuestros pensamientos, en nuestra inteligencia.

La violencia es connatural a nuestra civilización del siglo XXI, en todas partes del globo terráqueo hay violencia. Sea un enfrentamiento entre Sigue leyendo

Obesidad en México: en los niños es epidemia.

Obesidad en México: Estampas del deterioro mexicano II

Obesidad en México: Los niños juegan sentados

 

Lee la primera parte: Mi México de ayer, aquí:

http://hectorjlorencilla.com/mi-mexico-de-ayer/

 

Las famosas cuevas del aire en el Ajusco. Recuerdo la ocasión que nos aventuramos a adentrarnos, un cúmulo de emociones, dos o tres linternas de mano, una mochila con pocos alimentos, y una panda de impenitentes, sin experiencia, sin equipo, pero con todos los ánimos, firmes en nuestro propósito.

Un recorrido primero a pie hasta donde pudimos llegar, se acabó el camino, nos separaba una caída de no sé cuantos metros de profundidad, todo oscuro; mi hermano tiró una piedra para escuchar en cuántos segundos llegaba al suelo, no la escuchamos. Retorno, mi hermano mayor observaba Sigue leyendo

Adictos a la testosterona en el circo mediático

Adictos a la testosterona y los intelectuales en el circo mediático mexicano

Adictos a la testosterona en el circo mediático mexicano

México vive enajenado por el balón, equipos de todos los colores, unos malos y otros peores, “no importa, es mi equipo”. Afición dispuesta a derramar sangre e improperios a quien sea de otro equipo.

“La Parca, Mascarita Sagrada, la Cuauhtemiña, aficionados al box, ahí donde tejen su nido las arañas”; el ánimo deportivo. Un país con aficionados al tope, enfermos e iletrados, se raja el hocico por su equipo. Aunque en los torneos internacionales no ganan y la prensa los realza y escribe sobre su esfuerzo. Sigue leyendo

Clase empresarial: poseen su propio circo mediático. Carlos Ahumada, el gran ejemplo.

Clase empresarial: poseen su propio circo mediático… y frivolidades y calzones

Clase empresarial: poseen su propio circo mediático

La clase empresarial se desgarra las ropas por las ofensas del proletariado. Ellos sí trabajaron y trabajan, aprendieron a ganarse el peso con dedicación y ahorro. No son alcohólicos, tampoco mujeriegos, tienen valores cívicos, van a misa los domingos, sus amigos son religiosos. Y si son Legionarios de Cristo mejor, porque ellos atienden a la “gente bien”. Acostumbran comer en buenos restaurantes, fuman puros y beben whiskies. Tienen palcos, disfrutan del golf, del tenis, y de las revistas Forbes, Quién y Playboy (esta última en su oficina). Sigue leyendo