Miedo al terror

Miedo al terror (II). De sustos y otras tradiciones culturales

Miedo al terror:

He leído a Lovecraft, a Stephen King, a Poe… y ninguno me ha causado tanto terror como cuando veo a mi mamá con un cinturón.

Fantasmas y duendes me pelan los dientes. Los zombies limpian mis zapatos. El verdadero escalofrío es llegar a casa con mis calificaciones.

No es que se me aparezca Freddy Krueger… pero, en verdad, todas mis pesadillas me quitan el sueño.

 

Terror cotidiano – Héctor Juárez Lorencilla.

 

Se tiene miedo a los gatos negros porque causan mala suerte. Foto de Alberto Chimal.
Se tiene miedo a los gatos negros porque causan mala suerte. Foto de Alberto Chimal.

En la entrada anterior se mencionaba: ¿Qué es eso que causa miedo?

¿Qué nos quita el sueño, qué no nos deja descansar cada noche en santa paz?
Desde niños nuestra familia nos enseña a temerle a una cantidad de seres fantásticos y a los castigos divinos si nos portamos mal, o -peor aún- el inevitable castigo materno si nos descubren en alguna trastada.
Al crecer, el miedo se traslada al ámbito social: un regaño, que se burlen de nosotros, ser humillados.
Y ya más grandecitos, nos atemoriza el mundo de lo cotidiano: perder nuestro empleo, reprobar una materia, las tribus urbanas, y un gran miedo a conocer la verdad de cualquier asunto.

Hemos creado fantasmas, monstruos, seres repugnantes y crueles, pero la realidad misma de nuestro actuar incorrecto es lo que nos da más miedo.

No importa si es horror o temor: ambos causan pulsaciones aceleradas, respiración sofocada, angustia, repulsión, asco, rechazo y, finalmente, enojo e impotencia.
Una noche oscura en cualquier calle solitaria nos genera la sensación de desabrigo, pensamos en ladrones, rateros, navajas, cuchillos, pistolas, violadores, etc. Y, ¿qué hacemos en ese lugar a esa hora?
No pasó nada, qué susto, no me vuelve a pasar eso. Mentira, te va a volver a pasar por lo mismo que no te pasó nada, tentamos nuestra suerte, abusamos de nuestra confianza y traicionamos nuestra seguridad y tranquilidad.

¿Quieres vivir con miedo al terror? 
Tienta tu suerte...

Publicado por

Héctor Juárez Lorencilla.

Héctor Juárez Lorencilla. Licenciado en Educación Primaria (Normal Cristóbal Colón); Licenciado en Leyes (La Salle Benjamín Franklin); Licenciado en Relaciones Internacionales (UNAM). Autor de las columnas "Lecciones Educativas" y "Atrapado en la Lectura" del periódico Heraldo de León (Guanajuato). Puedes contratarme para: asesorías legales y educativas, clases, regularización, cursos, capacitación, terapias, artículos, anuncios, banners, publicaciones patrocinadas.

Deja un comentario