La reforma en educación es fundamental para mejorar el aprendizaje del idioma español en México.

Reforma y el idioma español

Reforma y el idioma español

Terminó el ciclo escolar 2015 – 2016, los niños y jóvenes salen de un grado para iniciar en otro; tras un breve período de descanso nuestros estudiantes inician un nuevo ciclo escolar. Con la actual reforma educativa, los días de clase pueden ir de 185 a 200 días, siempre y cuando se cumpla con las 800 horas obligatorias de estudio.

¿Qué se supone que aprendieron nuestros alumnos en la materia de Español?

Los estándares curriculares, como es bien sabido por todos los docentes, expresan lo que los alumnos deben saber y ser capaces de hacer en los cuatro periodos escolares:

1.- Al terminar el preescolar;

2.- Al concluir el tercer grado de primaria;

3.- Al final de la primaria (sexto grado); y

4.- Al cumplir la educación secundaria.

“Los estándares de Lenguaje y comunicación proporcionan un modelo para la consecución de las competencias comunicativas de los jóvenes del siglo 21”. (Secretaría de Educación Pública, SEP).

 

La reforma en educación ha causado protestas de grupos como la CNTE (Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación), quienes desean afectar no al gobierno sino a la población.

La reforma en educación ha causado protestas de grupos como la CNTE (Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación), quienes desean afectar no al gobierno sino a la población.

Los doce años de educación básica en México son fundamentales para ampliar el alcance y la experiencia en el uso de la lengua, y para comprender y utilizar la comunicación como parte integral de las prácticas sociales.

Los estándares para estos grados deben ser elevados y deben ser comparables con los establecidos a nivel internacional.

Los jóvenes que concluyan la educación básica deberán estar equipados con habilidades lingüísticas, comunicativas y sociales para que puedan contribuir de manera positiva y eficiente con la sociedad mexicana y con la del resto del mundo.

Los estudiantes deben:

• Ser capaces de leer y escribir lo suficiente y correctamente para participar en las prácticas sociales y expresarse de forma individual.

• Contribuir de manera creativa a las discusiones, debates y otras formas de intercambio en la escuela, la familia y la sociedad.

• Conocer cómo es el lenguaje y otras formas de comunicación en el trabajo, y ser capaces de reflexionar sobre estos procesos.

• Desarrollar las habilidades comunicativas necesarias para convertirse en ciudadanos eficientes.

En nuestro rico contexto cultural urbano, el lenguaje y la comunicación en la vida diaria de los alumnos se desarrollan:

El uso de un lenguaje folclórico, disparates y groserías; el conocimiento del mundo o de su mundo; unas calles más a la redonda de su casa, el barrio y algunos parques a donde ir a matar el tiempo; la lectura les aburre, manifiestan ignorancia supina sobre libros clásicos, les gusta comunicarse vía WhatsApp creando una rica forma de comunicación escrita fonéticamente, no les importa la escritura correcta, practican discusiones y debates llenos de insultos y vituperios.

 

México es el país de los burros educados.

Un pueblo enajenado es un pueblo explotado – como sucede en México…

Un pueblo enajenado es un pueblo explotado.

Un pueblo educado es un pueblo civilizado.

La educación es fundamental para el desarrollo y crecimiento de cualquier nación. El caso de México es, como la mayoría lo reconoce, una verdadera lástima: existen instituciones educativas de todos los niveles y en todos los estados de la República; pero, ¿qué tipo de profesionales generan?, ¿con qué perfil salen los estudiantes?, ¿por qué los alumnos reprueban evaluaciones internacionales? Etcétera.

Los profesores se niegan a reconocer su responsabilidad en el fracaso educativo. Los padres de familia se quejan de las escuelas pero permiten la vagancia y enajenación de sus hijos. Nuestro actual Presidente sostiene un sindicato de burócratas ineptos y corruptos, y nombra Secretarios incapaces de hacer algo bueno por la educación en México.

Cualquier pueblo podría dar un salto cuántico si su proyecto de Estado fuera guiado por auténticos líderes, capaces y entregados a su nación…

Pueblo enajenado pueblo explotado

Pueblo enajenado, pueblo explotado.

En México, nuestros líderes promueven la confusión, el desorden, el despilfarro y la amenaza para la continuidad del poder partidario.

¿Por qué estamos tan mal en la educación mexicana?, porque a los presidentes les conviene tener un pueblo inculto y enajenado, un pueblo con miedo, un pueblo medio muerto de hambre, sin liquidez, etc.

La Reforma Educativa tiene todas las intenciones de dar mejores resultados a la educación mexicana, pero quienes la ejecutan y promueven no tienen los medios para mover y motivar el cambio urgente en nuestro sistema educativo.

Qué difícil es querer cambiar, hacer que cambie todo para continuar con lo mismo, perdió el PRI para continuar con el PAN (que es lo mismo).

Por qué no empezamos con acciones concretas como: desmantelar el sindicato de educación, abrir cuentas claras en la administración de los ingresos de Pemex y su destino, destituir a todos los maestros y que se ganen su puesto, sancionar a los padres irresponsables con los hijos desertores y reprobados, encarcelar a los gobiernos y presidentes que incumplen con sus proyectos ya que el daño es a una Nación. Pero, ¿qué poder legislativo y ejecutivo va a votar leyes que atenten contra su poder?

Será que Fukuyama tenía razón sobre el fin de la historia: ya no existen cambios políticos cuánticos, todo permanecerá igual sea del PRI, PAN o PRD.

¿Qué futuro quieres para tu hermano, tu hijo, tu amigo, tu padre o madre? Mientras permitamos que los gobiernos dirijan la educación de un pueblo bajo los principios inspiradores actuales no habrá cambio: la educación empieza y se forja en casa. Sólo así habrá personas que quieran un cambio real en México.