Días de mucha tristeza. México sigue en pie. Sí, México sigue en pie tras el sismo. Pero con un vacío, un dolor, una zozobra. Columnistas, cronistas y el mundo se preguntan: ¿Qué sucederá ahora?

México sigue en pie. Tras el sismo, nuestra vida continúa. A reconstruir.

México sigue en pie. Tras el sismo, nuestra vida continúa. A reconstruir.

Días de mucha tristeza. México sigue en pie. Sí, México sigue en pie tras el sismo. Pero con un vacío, un dolor, una zozobra. Columnistas, cronistas y el mundo se preguntan: ¿Qué sucederá ahora?

Se hizo absolutamente todo lo posible por rescatar a las personas.

Ante la pérdida de vidas, patrimonio, seguridad y forma de vida, hemos ganado: Historias, anécdotas, aprendizajes y experiencias que nos han transfigurado.

Y sí, México sigue en pie. La naturaleza humana ha demostrado que las personas tienen una capacidad de reconstruirse, de aceptarse y de cambiar. Aunque se vaya poco a poco.

El gobierno mexicano expresó que se necesitarán 37 mil millones de pesos para reconstruir el daño en los estados afectados.

Los programas, esquemas, proyectos y su financiamiento tendrán que surgir de la sociedad civil. De personas de intachable trayectoria y vigilados por un comité que reporte la ejecución de los proyectos o programas. No hay otra forma.

El gobierno Federal y estatal han perdido la confianza de la ciudadanía para dirigir estos programas. El mexicano ha aprendido tardíamente que no puede dejar esto en manos de un Presidente. Y menos, en partidos demagógicos. Todos son lo mismo. Promesas y más promesas; prometer en México sí empobrece. Y el político mexicano es sinónimo de incumplimiento.

¿Díganme el nombre de un presidente que cumplió cabalmente con lo prometido?

¿Díganme el nombre de un presidente que enfrentó el incumplimiento de lo prometido, responsabilizándose del fracaso de su gestión presidencial?

No se puede confiar en los políticos para la reconstrucción de México.

Solo en una junta de gente notable, y que sea Sigue leyendo

Rescate en escuela Enrique Rebsamen. A quienes somos espectadores del sismo en México solo nos queda la zozobra. Una profunda tristeza al ver lo sucedido. Nos queda preparar ropa, despensa, agua, y llevar todo a un centro de acopio. Confiar en que la ayuda llegará a sus destinatarios. Que sirva de algo.

Sismo en México 2017: Mi carta abierta a los mexicanos

Desde lejos de los hechos del Sismo en México el 19 de septiembre de 2017:

 

A quienes somos espectadores del sismo en México solo nos queda la zozobra. Una profunda tristeza al ver lo sucedido. Nos queda preparar ropa, despensa, agua, y llevar todo a un centro de acopio. Confiar en que la ayuda llegará a sus destinatarios. Que sirva de algo.

Y mientras, seguir estupefactos ante nuevos hechos. Siempre con el sentimiento de: ¿Qué más podemos hacer?

La distancia impide ayudar físicamente. ¿Qué más podemos hacer?

1.- Aprender y prepararnos para que, en su momento, si es necesario, actuemos rápidamente. Así como lo hicieron miles de habitantes en las ciudades afectadas por los sismos y huracanes.

2.- Aprender de la resiliencia de quienes perdieron todo su patrimonio en la Ciudad de México y estados afectados.

3.- También aprender de la fortaleza de quienes perdieron a familiares.

4.- Aprender a ser solidarios como nos enseñaron ayer miles de ciudadanos.

5.- Saber distinguir los aciertos de los desaciertos.

6.- Nunca olvidar que el día 19 de septiembre de 2017 la ciudadanía y las autoridades salieron a hacer frente, hombro con hombro, a una tragedia.

7.- Que México merece mejores oportunidades por lo que demostramos en situaciones extremas y apremiantes.

8.- No permitamos que la gente mala, que son los menos, dañe e intoxique lo mejor de los mexicanos, que es su generosidad. Sigue leyendo

Todos somos Mara Castilla. Cabify ha sido vetado por el gobierno de Puebla porque Daniel Alexis López Díaz era huachicolero y fue corrido de Uber.

Mara Castilla: Maldito quien causó tu muerte

Mara Castilla: Malditos sean todos los feminicidas.

Tratar de describir el dolor, la rabia y la impotencia de las personas que han perdido a una hija, esposa o compañera, es un ejercicio inútil. Es una herida que nunca sana, un recuerdo permanente y un vacío que quema el alma. Los recuerdos más bellos lastiman por la ausencia, es una muerte en vida.

Nadie puede devolver la vida. Y la única justicia que se ve es la vindicta. Venganza. Un justiciero.

Malditos aquellos que han causado la muerte de una mujer como Mara Castilla. Maldito Daniel Alexis López Díaz.

Malditos por cobardes.

Malditos por abusivos y brutales.

El daño ya está hecho. Y es irreparable.

¡Justicia! ¿Cuál? ¿Dónde?

Nada repara el daño de una pérdida en esas condiciones.

Soy testigo de mi tiempo, testigo de la apatía ciudadana y de la indolencia judicial.

Quienes son capturados por dichos agravios deberían ser privados de la sociedad. Deberían ser llevados a la marginación, vivir la más profunda soledad, irremediable, sin contacto social.

El cáncer puede ser curado y puede detenerse con prevención. Las personas de este tipo no son un cáncer, un tumor: Son lo que no puede existir en sociedad, son lo que no tiene reparación. No tienen sanación. Y son malditos, inmorales, bestiales, gente sin un mínimo de humanidad.

¿Por qué existen personas que defienden a estos paraanimales? (Si se me permite esta expresión.) ¿Por qué la autoridad permite que se les defienda y los traten como enfermos mentales?

¡Violar NO es una enfermedad!

Violar y asesinar NO es un acto producto de una sociedad del siglo XXI.

Siempre ha habido violadores a lo largo de la historia de la humanidad. Crímenes que han causado odio y daño. Y, sin embargo, los violadores continúan cometiendo agravios. Se ríen de las leyes, de los jueces, de los familiares afectados.

Someter este fenómeno a la luz de la psicología, la psiquiatría, la criminología, la sociología o la antropología solo da excusas y justificaciones a esta conducta antinatural.

¿Quién puede decir que merece justicia por haber violado a alguien?

Malditos aquellos que han causado la muerte de una mujer como Mara Castilla. Maldito Daniel Alexis López Díaz. Malditos por cobardes. Malditos por abusivos y brutales. El daño ya está hecho. Es irreparable.

Malditos aquellos que han causado la muerte de una mujer como Mara Castilla. Maldito Daniel Alexis López Díaz. Malditos por cobardes. Malditos por abusivos y brutales. El daño ya está hecho. Es irreparable.

La sociedad mexicana Sigue leyendo

Lo que sí podemos decir de estos cadetes y auténticos Niños Héroes es que entregaron su vida en defensa de la nación.

Niños Héroes de Chapultepec: La historia verdadera

La muerte de los seis Niños Héroes de Chapultepec: La Historia de México es una triste ficción

Dos fechas importantes marcan el mes de septiembre, y como consecuencia la Fiesta de la Noche Mexicana. Los mexicanos nos preparamos para disfrutar una cena patria. ¿Pero por qué cena? ¿Acaso es una réplica de la Última Cena? ¿Por qué no comida o desayuno?

En fin, tenemos fiesta, no importa a qué hora.

¿Qué vamos a festejar?

Libertad… ¿De qué?, ¿somos libres de qué?

Recuerdo de héroes… ¿Cuáles?

Demos un repaso a la historieta nacional.

1) La guerra contra EU fue una guerra infausta e ignominiosa. El presidente de Estados Unidos, James K. Polk, trazó un plan para despojar a México de los estados del norte, no importaba cómo.

México rechazó la anexión de Texas a los Estados Unidos, desconoció las pretensiones del embajador norteamericano. Y ese fue el motivo de que EU declara la guerra a México. Este presidente esclavista promovió la guerra y tomó en forma abusiva y violenta lo que ahora se conoce como el suroeste de Estados Unidos: Prácticamente la mitad del territorio nacional de aquel entonces.

2) México no tenía armas, ni militares, ni dinero para financiar una guerra. Ni presidente con mando político.

Estos fueron los presidentes mexicanos en un lapso de 3 años (1846 – 1848):

  • José Joaquín Herrera y Ricardos (tres veces presidente).
  • Mariano Paredes y Arrillaga: se hizo presidente a través de un golpe de Estado.
  • Nicolás Bravo.
  • José Mariano Salas.
  • Valentín Gómez Farías.
  • Antonio López de Santa Anna.

Este último estaba en Cuba, exiliado. Fue llamado por Gómez Farías. A su regreso negoció con Estados Unidos una compra de los territorios. Una vez hecho presidente Santa Anna, desconoce el acuerdo con Estados Unidos y emprende la defensa de forma incompetente.

3) En estas circunstancias México no podía ganar la guerra en su propio territorio.

Autores mexicanos y norteamericanos han escrito sendos libros sobre esta guerra vergonzosa y abusiva de parte de los Estados Unidos.

¿Qué salió de este episodio? Nada. Absolutamente nada.

Los hechos historiográficos solo dan para aclarar que los Niños Héroes Francisco Márquez, Fernando Montes de Oca y Juan Escutia fueron abatidos en la entrada del Jardín Botánico.

Los hechos historiográficos solo dan para aclarar que los Niños Héroes Francisco Márquez, Fernando Montes de Oca y Juan Escutia fueron abatidos en la entrada del Jardín Botánico.

No fueron seis niños los que enfrentaron al ejército norteamericano en el Castillo de Chapultepec, que era en aquel entonces el Colegio Militar. El enemigo ya había llegado a la capital y era cuestión de tiempo la toma definitiva.

Los seis famosos Niños Héroes eran cadetes del Colegio Militar, es decir, eran estudiantes, no soldados.

El director del Colegio Militar, Coronel Mariano Monterde, recibió la orden de desalojar a los estudiante (cadetes) del instituto para preparar la defensa, orden que cumplió. Sin embargo, cuarenta y seis cadetes se ofrecieron a quedarse a defender el castillo.

Entre ellos estaban los conocidos hoy como Niños Héroes de Chapultepec:

Sigue leyendo

Ciudad de México: Ciudad vieja, gente heroica.

Ciudad de México: Ciudad vieja, gente heroica

La Ciudad de México es una ciudad vieja pero de gente heroica… en su mayoría.

La Ciudad de México, mi querida ciudad, mi terruño, la nostalgia de la infancia, la casa materna y paterna, la familia y viejos amigos. Lo que hace que México tenga magia es su gente, sus tradiciones y costumbres, ya sean sincretizadas o transculturizadas.

Sin ser una ciudad milenaria, es una ciudad fea. Pero la Ciudad de México es bella por su gente. Por los millones de trabajadores que se rompen la madre todos los días para tener unos pesos y dar de comer a los suyos. Compartir los frijoles, el huevo enchilado y las tortillas con chile, la canela, el café y uno bolillos. Salir temprano bajo la lluvia y esperar el sistema de transporte monopolizado, caro, insuficiente y poco eficiente. Aunque las autoridades digan lo contrario, es un sistema de transporte impuesto, viola la garantía de libertad y de competencia.

Los mexicanos salen de colonias populares, con cinta asfáltica vieja y en mal estado, con tráfico en todas partes. Y, como se establece en la teoría del caos, “todo caos tiene cierto orden”. Así es en el caso de México. La gente ya sabe a qué hora salir para llegar temprano, sabe qué camino tomar para llegar. No es que la ciudad sea ordenada: Es que la gente se las arregla para llegar a su trabajo, sea con lluvia, sea con socavones, con camiones sardina, con asaltos, desviaciones, inundaciones.

Añadan dos socavones en México: Uno en Cuajimalpa y otro en Polanco, más el socavón de Reforma y el socavón en Eje 8. Estos no va aparar hasta que se urbanice y se modernice la ciudad. Sumen todo el dinero transado en este sexenio y se preguntarán si no se puede hacer algo con esa cantidad. ¡Vaya que se puede hacer algo! Mucho, se puede hacer mucho.

Pero nuestro gobierno y sus compinches transas no tienen llenadera:

Para empezar 900 millones del Seguro Popular que se transaron varios gobernadores.

Sigue leyendo

Se filtra agua, removiendo la tierra debajo de la cinta asfáltica. El peso de la misma cinta asfáltica produce un socavón en Eje 8, o un socavón en Reforma.

Socavón en Eje 8: Culpa de lluvias y basura

Socavón en Eje 8: La CDMX se sigue hundiendo

 

El día de ayer la Ciudad de México sufrió un nuevo socavón. Esta vez en el cruce del Eje 8 Sur (Avenida Popocatépetl) y San Felipe, colonia Xoco, delegación Benito Juárez. Ya se cerraron dos carriles de dicha vía rápida.

Después de haber leído la explicación histórica de las condiciones geográficas de los asentamientos de la Ciudad de México, retomo la idea del drenaje de la ciudad. Este resulta que es viejo e insuficiente, y lo que lo afecta gravemente es la acumulación de basura.

Esta basura no se acumula por azar. Se acumula por que la ciudadanía es sucia y descuidada. Es apática ante los problemas de acumulación de la basura en las alcantarillas, en los desagües.

En consecuencia se va anegando en ciertos lugares y se filtra, removiendo la tierra debajo de la cinta asfáltica. Esto sucede donde ya existe cierto reblandecimiento. Y cuando menos lo esperamos se manifiesta la oquedad: El peso de la misma cinta asfáltica produce un socavón en Eje 8, o un socavón en Reforma. ¿Dónde más habrá? Sigue leyendo