Obesidad en México: en los niños es epidemia.

Obesidad en México: Estampas del deterioro mexicano II

Obesidad en México: Los niños juegan sentados

 

Lee la primera parte: Mi México de ayer, aquí:

https://hectorjlorencilla.com/mi-mexico-de-ayer/

 

Las famosas cuevas del aire en el Ajusco. Recuerdo la ocasión que nos aventuramos a adentrarnos, un cúmulo de emociones, dos o tres linternas de mano, una mochila con pocos alimentos, y una panda de impenitentes, sin experiencia, sin equipo, pero con todos los ánimos, firmes en nuestro propósito.

Un recorrido primero a pie hasta donde pudimos llegar, se acabó el camino, nos separaba una caída de no sé cuantos metros de profundidad, todo oscuro; mi hermano tiró una piedra para escuchar en cuántos segundos llegaba al suelo, no la escuchamos. Retorno, mi hermano mayor observaba una nueva entrada en una pared, nueva decisión, nueva aventura, vamos todos primero a gatas, después arrastrándonos, no llegamos muy lejos, de regreso. Toda una aventura, una odisea.

Eran nuestras aventuras de fin de semana, por donde vivíamos las plazas comerciales no existían, los juegos digitales tampoco, la televisión que teníamos era en blanco y negro y solo la veíamos por la tarde. En aquel entonces, los domingos eran de Raúl Velasco, un programa de bailes, canto, etc. aburridísimo, pero a mi madre y a mi padre les gustaba.

Lo mejor era salir a jugar con los vecinos, una calle sin pavimentar, de hecho solo la entrada y salida de la colonia estaba pavimentada, y era el mismo camino que atravesaba la colonia.

Jugábamos:

Bote pateado, encantados, bolillo, escondidas, burro 16, tamalada, etc. Todos eran juegos de habilidades y destrezas físicas: correr, saltar, esquivar, trotar, cargar, equilibrio, potencia, resistencia.

Obesidad en México. Los niños ya no juegan en la calle.

Obesidad en México. Los niños ya no juegan en la calle.

¿Cómo se divierten los niños y jóvenes de hoy?

Televisión, juegos digitales de toda índole, desde pequeñas consolas hasta grandes aparatos de videojuegos y un poco de futbol callejero. Es decir, nuestros niños y jóvenes llevan una vida sedentaria, pasiva y encerrada.

El sector que practica algún deporte, realiza actividades al aire libre y se entretiene con actividades culturales (visitas a museos, zoológicos, casas de cultura) es el porcentaje sano de México.

 

Un país enfermo: La obesidad en México

Solo piensen que en México hay un deterioro de la salud de nuestros niños, jóvenes y adultos, me refiero a la obesidad y a la diabetes.

En los últimos años, el sobrepeso y la obesidad subieron de porcentaje (1.4% entre adolescentes y en el caso de las personas de más de 20 años, esos padecimientos se incrementaron 1.3% en el mismo periodo).

Somos el primer país con niños obesos en el mundo y el 72% de adultos en México tiene sobrepeso.

Los jóvenes de este siglo presentan una situación alimentaria deficiente, consumen demasiada azúcar, harinas y grasas, consecuencia: nuestra población está enferma.

Las campañas de salud pública son ineficientes y las estrategias del gobierno y autoridades sanitarias permiten que las compañías refresqueras y de alimentos saturados hagan lo que se les dé la gana.

México es un país pobre y hay que añadir: México enfermo.

Continuará…

2 pensamientos en “Obesidad en México: Estampas del deterioro mexicano II

  1. Pingback: Saqueo al erario y obra pública: El puente de Tequisistlán - Educación y leyes para todos.

Deja un comentario